Piedras en la mochila: las etiquetas

 
No le gusta que le den besos
No para ni un minuto, lo revuelve todo
Se pasa el día llorando
Come muchísimo, se traga el biberón todo de golpe, sin parar
Está todo el día durmiendo, no hay quien le saque de la cuna
No tiene amiguitos en la guardería

¿Os suenan estas frases? ¿Las habéis sufrido en vuestras propias carnes? ¿O las habéis pronunciado? Ya en nuestra más tierna infancia nos encontramos con afirmaciones como éstas que a lo que nos llevan es a etiquetarnos:

– Antipático.
– Inquieto.
– Llorón.
– Tragón.
– Dormilón.
– Bicho raro, solitario.

Desde bien pequeños familiares, amigos y conocidos nos colocan la etiqueta, y te la dejan pegada por años y años, puesto que, sobre todo a la familia que te ve crecer, le cuesta verte de otra forma por más que te crezca la barba o los pechos. Pero, no conformes con cargar con esos calificativos otorgados a una temprana edad, seguimos encontrándonos con personas que les gusta clasificar y te cuelgan más etiquetas, según el entorno en el que nos encontremos:

En el trabajo: metódico, trepa, pelota, listillo, caradura…
Con los amigos: tímido, popular, falso, descarado, líder, pringado, friki…
Con la pareja: mandón, calzonazos, quejica, histérico, gruñón, vago…

Tenemos tendencia a definir a las personas según ciertos rasgos de personalidad por un motivo: para prever su conducta y saber cómo manejarnos en situaciones sociales. Pero también por un tema de comodidad: para qué me voy a molestar en fijarme en detalles, mejor sigo con mi idea original y así no me esfuerzo. Por ejemplo, cómo éste es un bicho raro, paso de tener una conversación con él, seguro que no tengo nada en común. ¿Seguro? ¿Y si no es tan bicho raro como parece? ¿Y si simplemente es diferente a otras personas que conoces y si te molestas en conocerlo vas a descubrir que tiene mucho que aportarte?

Hago hincapié en esa etiqueta de “bicho raro” porque es la que peor llevan los pacientes en mi consulta. Ser clasificado como “diferente” lleva a la incomprensión y al rechazo, por lo que la persona puede llegar a sentirse muy sola. Y lo que es peor: que actúe conforme los demás le ven y no cómo es realmente. Ahí es cuando la etiqueta se convierte en una piedra en la mochila: cuando asimilas que, como la gente te ve de determinada manera, te comportas como esperan que lo hagas. Y dejas de ser tú mismo.

Si quieres quitarte esa piedra de la mochila, ignora a quien te sigue etiquetando y compórtate como te apetezca y como te sientas bien. Quien realmente merece la pena es quien es capaz de ver en ti más allá de la etiqueta que te han colgado. Y si te duele especialmente el calificativo de “bicho raro” piensa que para gustos están los colores, por lo que no siempre vas a ser un “friki” para todo el mundo, sino en función de con quién te relaciones. Un canguro en Europa es un bicho raro, no así en Australia. Y si eres un canguro y no te queda otra que vivir en el viejo continente, pega unos cuantos saltos con tus grandes patas y deja que los demás te envidien. ¡A veces ser diferente es una gran ventaja!

kangaroo-849326_960_720

Anuncios

4 pensamientos en “Piedras en la mochila: las etiquetas

  1. Ayer fue el día del orgullo friki, o bicho raro en español. Y qué si lo somos quienes lo seamos. Lo importante es sentirte orgulloso de ser quien eres e ir con la cabeza muy alta (o muy baja, si eres un raro y lo prefieres, pero que sea por tu elección, no porque nadie te la baje). Gracias por tus textos, Eva.

  2. Que bueno Eva!!, a mi me molesta especialmente la etiqueta que se le pone a los niños cuando tienen un hermano pequeño, siempre les etiquetamos de celos o envidias, y de tanto repetirlo al final ellos lo interiorizan.

    ” Lo bueno y breve dos veces bueno”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s