Piedras en la mochila: heridas sentimentales (II)

Siempre me voy a enamorar
De quien de mi no se enamora,
Y es por eso que mi alma llora
 
Y ya no puedo más,
Siempre se repite la misma historia…

Sigo con canciones, que vienen al pelo para los temas del amor. Ahora nos encontramos con un Camilo Sesto que parece que no da una a derechas y salta de amor en amor sin ser correspondido. ¿Y por qué le pasa siempre lo mismo?

Los motivos mayoritarios por los que la gente acude a mi consulta son la ansiedad y todo lo relacionado con los asuntos sentimentales: porque tengo pareja o porque no la tengo, porque me dejó o porque no sé como dejarle, porque nos llevamos mal y no sabemos cómo solucionarlo, porque me quiero separar pero no lo hago por mis hijos, porque ni contigo ni sin ti… y dentro de los asuntos del corazón (que diría Igartiburu) es muy recurrente el miedo a la soledad.

Qué duro se hace soportar el vacío que deja una persona en tu casa, hacer café para ti solo, poner un único cubierto en la mesa, ir a comprar y pensar sólo en lo que tú necesitas, ver a otras parejas felices en la cola del cine o mirándose embobados en un restaurante. Que desolador regresar a casa del trabajo y no tener con quien intercambiar tus experiencias del día a día, compartir tus pensamientos, tus anécdotas, con quien desahogarte del c… de tu jefe o contarle los cotilleos de los compañeros. Qué triste sentarte a ver una serie o una película y no tener con quién comentar lo bien que trabaja ese actor o los fallos que tiene el guión. No lo puedo soportar…

Quererte a ti es conjugar
el verbo amar en soledad

hasta cuándo y hasta dónde
tengo que esperar que de mí te enamores

Y, como Ángela Carrasco, al final te enamoras del amor. De amor que tú sientes, no del que siente la otra persona. ¿Pero eso es amor? ¿O es miedo al vacío? Es miedo a la soledad: otra roca más en la mochila. ¿Y por qué temo a la soledad?

Un factor importante es que socialmente sigue viéndose (por lo general) como más feliz a la persona que tiene pareja y familia que al “single”. Pero hay otra cuestión más crucial, y es que sientes que te falta algo que sólo lo puede llenar la otra persona, es decir, que buscas en una pareja lo que tú no tienes. ¿Te has preguntado qué te gusta de ese ser amado que no te corresponde? ¿Crees que si estuvieras con él/ella verías la vida de forma diferente? ¿Te has planteado tener pareja y/o familia como tu primer y único objetivo en tu vida, o tienes otras ilusiones más personales y que dependen más de ti? Porque por más que te empeñes no vas a conseguir que alguien se enamore de ti si esa persona no te quiere. Y vas a sufrir más luchando contra un imposible que aceptando la soledad.

Si vuelves a tener una decepción amorosa, párate y reflexiona antes de lanzarte a otros brazos. Quizá necesites pasarlo mal un tiempo y enfrentarte a la soledad para encontrar a ese ser humano con quien de verdad tengas una relación que te complemente y te llene en lugar de suponer una tirita para tus heridas. Y aunque te costara encontrarla, una cosa te aseguro vas a conseguir: aprender a aceptarte y a quererte a ti mismo/a tal cual eres.

Corazon

Anuncios

4 pensamientos en “Piedras en la mochila: heridas sentimentales (II)

  1. Se plantea esto en la pareja muchas veces.
    Los problemas vienen por las malas formas de plantearlo.y más problemas que jode contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s