Piedras en la mochila: el rol de cuidador

En el artículo anterior comenté que las víctimas tienden a cargarse a la espalda la piedra de la indefensión. Si la persona a la que recurren persiste en esa ayuda que le están demandando, se sentirán cada vez más indefensos, así que al final el supuesto apoyo resulta más perjudicial que beneficioso. Y quien está ayudando a la víctima también carga con peso en su mochila.

El rol de cuidador está presente en muchas esferas y con diferentes personas. Con los hijos es necesario, porque los seres humanos nacemos con la necesidad de ser cuidados, no podemos sobrevivir solos, y dada la complejidad de nuestra sociedad ese cuidado se prolonga durante años. Pero parece que hay personas que aún teniendo hijos no deben tener bastante para cuidar y desarrollan ese rol paterno/materno con su pareja:

“Necesitas alguien que te cuide”

Seguro que habéis oído alguna vez esta frase, y que hasta incluso os parece “romántica” y da muestra del “amor” que siente el otro/a hacia ti. Oooooh. Que suene la música. Que aparezca la Bella Durmiente bailando el vals mientras su vestido cambia de color. Su príncipe azul la salvó y ahora la cuidará y serán felices y comerán perdices…. y colorín colorado este cuento se ha acabado. Yujuuuu ¡estamos en el mundo real!

Lo cierto es que en esto de empeñarse en cuidar no hay distinción de género, aunque se justifique de forma diferente. Los hombres son los príncipes azules y las mujeres las bondadosas mamás. Y también hay hombres, sí, que ejercen de padres con sus débiles cónyuges porque ya sabemos que el femenino es el sexo débil. Vaya, qué fastidio, si resulta que algunas hasta hacemos karate… 😉

Bromas aparte, no se trata de cuidar. Se trata de respetar, de comprender, de apoyar o de dar cariño en todo caso. Cuidar es otra cosa. Cuidar conlleva una relación de desigualdad: como yo soy más fuerte que tú, tengo la obligación de cuidarte. ¿En qué te convierte en eso a ti? En una persona débil. ¿Y eso lo haces por amor? No, lo que hay es miedo. Miedo a que si no cuidas a tu pareja serás prescindible para él/ella y te puede abandonar. Así que aunque no tenga una víctima que le cargue la piedra del chantaje emocional, el cuidador ya se carga la suya propia: la inseguridad.

 “Cariño, no te preocupes, ya me encargo yo”

Y ésta es la segunda piedra: la responsabilidad. Yo me cargo con todo. Hasta tal punto de que soy yo el culpable si mi pareja hace algo mal. Hablo de aquellas personas que sienten vergüenza si su cónyuge no se comporta como ellos creen que deben hacerlo (consideran que “hace el ridículo”) o se echan la culpa de que no consiga sus objetivos a pesar de su apoyo incondicional y constante. Si no has dejado que se equivoque y que encuentre su motivación sin tener que estar tú detrás ¿cómo va a aprender a enfrentarse con las dificultades? ¿Qué prefieres, que esté contigo porque cree que te necesita o porque te ha elegido libremente?

Esto vale también para los padres que sobreprotegen a sus hijos: id soltando lastre a medida que van creciendo. Y no por vosotros, sino por ellos. No los convirtáis en víctimas, dejad que tropiecen y si queréis les ayudáis a limpiarse el polvo cuando se levanten, pero dejad que se pongan en pie por sí mismos.

Una persona adulta que no está enferma no necesita que la cuiden. Necesita alguien a su lado, no alrededor envolviéndola con una capa como si fuera Superman. Lo bonito es colaborar, apoyarse mutuamente y evolucionar juntos. Lo de cuidar mejor lo dejamos para Disney y sus princesitas.

 RolCuidador.jpg

Anuncios

2 pensamientos en “Piedras en la mochila: el rol de cuidador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s