LOS 7 PECADOS CAPITALES: LA GULA (ANSIA VIVA)

Sabor de amor
todo me sabe a ti
comerte sería un placer porque nada
me gusta más que tú

Mirad lo que dicen los de Danza Invisible en una de sus canciones más famosas. Y yo me pregunto ¿comerte a otro ser humano es gula?  😉 . Vamos a ver que dice la RAE:

Exceso en la comida o bebida, y apetito desordenado de comer y beber.

Desde el punto de vista psicológico, es fácil identificar los trastornos asociados a este pecado: bulimia, comida compulsiva, obesidad, alcoholismo, abuso de sustancias… Pero no sólo se trata de comer y beber, sino de un exceso en general de lo que sea: compras compulsivas, internet, redes sociales, móvil, ludopatía… Y yo iría un poco más allá: ese “ansia viva” que supone una ambición desmedida. Querer tenerlo todo. No tener nunca suficiente, lo que te lleva a no apreciar lo que tienes. Pero vamos por partes.

Adicciones

Hay varios factores que influyen a la hora de desarrollar una adicción: el más habitual es lo que los psicólogos denominamos baja tolerancia a la frustración (BTF). Se refiere a la poca capacidad para soportar los inconvenientes, las dificultades, aguantar que las cosas no te salgan como esperas, que las personas de tu entorno no se comporten como tú quieres que lo hagan, y, en definitiva, no conseguir lo que deseas.

Ella se fue por qué no me lo dijo…

Quiero beber hasta perder el control…

Enrique Urquijo lo muestra en su canción: no soporto que me hayan dejado, voy ahogar mis penas en alcohol. Estoy estresado en el trabajo, me dedico a tomar copas con los compañeros a la salida para “relajarme”. Llevo seis horas estudiando para un examen, se me cruzan las letras, voy a hacer un descanso y ataco la nevera. Las causas son diferentes, pero todas llevan a ese exceso:

– El amante abandonado no soporta sufrir por la pérdida de su amor, y utiliza el alcohol como analgésico.

– El currante “al borde de un ataque de nervios” desea “desconectar” tomando copas con los compañeros para desahogarse y de paso poner verde al jefe y/o al trepa de turno.

– El estudiante agobiado le dedica muchas horas al estudio y obtiene poca recompensa, sobre todo si a pesar de pelarse los codos pelados suspende. El cerebro está a pleno rendimiento y pide glucosa para alimentarse: ay qué pinta tiene esa palmera de chocolate… y el estado de ánimo pide algo que le haga sentir bien: qué ricas están las patatas fritas.

La ansiedad también está presente en las adicciones. Es el miedo al sufrimiento, a no ser capaz de enfrentarte a los momentos duros, y sobre todo… miedo a tomar decisiones. Miedo a equivocarse. Miedo a tomar el camino erróneo.

Toma las riendas de tu vida

El miedo es un pozo sin fondo. Si cedes ante él cada vez es más profundo. Es comprensible que tengas momentos de debilidad cuando sufres un varapalo, y que puedas “pasarte un poco” alguna que otra vez, pero si por norma utilizas comida, bebida, drogas, o cualquier otra cosa para “evadirte” o para enfrentarte a las dificultades, puedes tener un problema.

Analiza qué es lo que no te gusta de tu vida, si tu relación hace tiempo que hace aguas, mejor tomar la decisión de romper que seguir enganchado a quien no te hace feliz y tratar de “no pensar” buscando algo que te evada. Lo mismo ocurre con tu trabajo: cambiar no es fácil, pero quizá puedas formarte más, pedir cambio de puesto, o ponerle límites a tus jefes y compañeros. Y si al estrés laboral le añades el familiar, por ejemplo con niños pequeños que requieren mucha atención, procura descansar haciendo cosas que te gusten sin que te lleven a una adicción: ejercicio físico, aficiones, jugar con tus hijos, salir con tu pareja y/o amigos sin necesidad de ponerte ciego a alcohol o a comer de forma compulsiva.

Y si el problema es que no encuentras la forma de cambiar, de reinventarte, que el miedo al cambio te paraliza o que sientes que tu vida no tiene sentido, la psicología te va a ayudar a identificar tus carencias, tus necesidades, y los recursos que tienes para cubrirlas y enfrentarte a tus miedos. El psicólogo también te puede orientar en el proceso de toma de decisiones, aprendiendo a evaluar los pros y los contras, los resultados a corto, medio y largo plazo, y así poder tomar con pleno conocimiento de causa el mejor camino a seguir para estar más satisfecho con tu vida.

En el próximo artículo hablo de la ambición.

gula

Anuncios